Nunca es Tarde

Para ocuparse. Red para la inserción laboral de mujeres rurales mayores de 50 años

Te despiertas sin alarma, desayunas con calma, te vistes –o no- tranquilamente… ¿es productivo?

 

Esta puede ser tu rutina de cada mañana, pero no todo son flores y violines. Si estás buscando empezar a realizar tu trabajo desde la comodidad de tu casa, en este artículo hemos recopilado los pros y contras del teletrabajo, para que puedas decidir si esto de trabajar desde casa es para ti…o no.

 

PROS

Flexibilidad: trabaja en pijama si te apetece
Con todas las herramientas que ofrece internet, existen pocas cosas que no puedas realizar desde casa. En teoría, puedes hacer tu trabajo, aunque estés en el desierto del Sahara, aunque el clima te haga sudar de más, pero sabemos que entiendes lo que queremos decir. Con una buena conexión a internet puedes darte el lujo de trabajar prácticamente desde cualquier sitio, siempre que tu trabajo no requiera muchas reuniones presenciales.


Sin tráfico y sin estrés:
Evitar pasarse dos horas dentro del metro puede ser una bendición para algunos. Al no tener que ir a la oficina, esquivarás los gastos que supone el traslado y tendrás más tiempo para realizar otras actividades. Incluso podrás poner lavadoras a horas normales o hacer la compra en momentos en que las colas no sean más largas que el mismo súper. Si tienes niños en casa, esta opción puede ser muy viable.


Concentración:
Estar solo en casa fomenta que tus ratos de concentración se dilaten. Además, puedes acondicionar el espacio como a ti te guste más: música, silencio… lo que tú decidas.

 

CONTRAS

Necesitas motivación:
Se necesita una cantidad muy elevada de autodisciplina para trabajar cuando realmente no tienes que estar en la oficina a las 9:00. Y recuerda, estarás solo la mayoría del día, por lo que tienes que tener muy claro cuáles son tus tareas y objetivos.

Los compañeros:
Trabajando desde casa pierdes ese compañerismo que se crea al trabajar todos los días, codo a codo con tus colegas de trabajo. También te perderás todas las comidas de equipo y esas quedadas de cotilleo frente a la máquina de agua. Además, los feedbacks de tus proyectos pueden llegar con más retraso por perderse entre tanto email enviado. Reconozcámoslo, nunca está mal recibir un poco de apoyo cuando tienes un apuro.

El balance vida-trabajo:
Separar el espacio de trabajo del espacio de entretenimiento es complicado cuando trabajas desde casa. Puede llegar a ser difícil tomarse un break e imponerse una planificación clara de horas de trabajo. Si no vas con cuidado, un día de relax en casa se puede convertir en un día de trabajo.
 
Consejos para trabajar desde casa:
Trabajar desde casa puede ser una buena solución para algunos. Para saberlo antes de empezar a hacerlo, debes preguntarte: ¿es este estilo de trabajo el que más se adapta a lo que quiero hacer?
 
 
  •  Mantén tu presencia ante tus clientes. Envíales actualizaciones y hazles saber que sigues vivo y que estás trabajando.
 
  •  Trata tu lugar de trabajo como una oficina. Cierra las puertas a las 18:00 y no las abras hasta el comienzo de la jornada siguiente
.
  •  Vístete como si fueras a la oficina y sé consistente con las horas. Actúa como si estuvieras en la oficina y no en casa, y tendrás la oportunidad de ser más productivo.