Nunca es Tarde

Para ocuparse. Red para la inserción laboral de mujeres rurales mayores de 50 años

Según Montse Mateos en su artículo del diario Expansión, el correo electrónico es un canal perfecto para que nos lleguen ficticias ofertas de empleo que, en el mejor de los casos, sólo quieren elaborar bases de datos con la información que podamos facilitar.

Los consejos que se ofrecen para  identificar la posible falsedad de la oferta son:
• Comprobar que el nombre y empresa de quien procede el correo es exacto
• Desconfiar de cuentas de correo que no son las corporativas de la empresa
• Sospechar de un correo desestructurado o con un interlineado incorrecto
• Asegurarse  de que los enlaces son legítimos y empiezan con https, sobre todo en caso de que se solicite información personal o financiera
• No pinchar el enlace que se ofrezca, puede redirigirle a un sitio en el que se inicie la descarga de un software, es más adecuado copiar y pegar en el
navegador
• Consultar el sitio web de la empresa para comprobar  si tiene vacantes
• Hacer  una llamada telefónica para asegurarse de que la oferta es real